Granallado manual de piezas metálicas

Pinturas de estructuras metálicas contra corrosión atmosférica.

Publicado: 16 de junio, 2014 | Etiquetas:

El acero siempre ha de protegerse, para evitar la oxidación que se produce por el contacto del material con la atmósfera, por acción conjunta del agua y el oxígeno del aire. La corrosión se presenta en razón directa a la cantidad de humedad que aparece en la atmósfera. Al agua y al oxígeno hay que añadir otros elementos contaminantes que favorecen la corrosión, tales como humos, gases, salinidad, etc. Para proteger al acero contra la corrosión basta con aislarlo del contacto con la atmósfera y el agua, bien sea mediante una capa fina de otro metal o bien mediante pinturas. Este último es el medio más fácil y versátil, pues puede aplicarse en cualquier momento de la vida de la pieza metálica y se adapta a cualquier forma del metal.